CARLA ANTONIA  TORRES  SANDOVAL, CUANDO EL BÁSQUETBOL ESTÁ EN LA NATURALEZA

facebooktwittermail

facebooktwittermail

 

Nadie, en su sano juicio, podría poner en duda la pasión que despierta el básquetbol, estamos que seguros que nadie. Un ejemplo evidente de tal afirmación es la presencia de Cara Torres, quien viaja desde Talca a participar en el Campus “Coach, Eduardo Miranda” y lo hace acompañada de su padre todos los días, de lunes a viernes.

Tiene recién 11 años, cursa sexto básico en el colegio “San Ignacio” de Talca, y comenta que supo de este encuentro a través de internet; conversó cos su papá y su mamá y acá está aprendiendo y empapándose de experiencia.

Con un entusiasmo que contagiaría al más depresivo, cuenta que su madre era basquetbolista y que es por ello que le atrajo jugar baloncesto.

“Mi mamá jugaba básquetbol y tengo una tía que es seleccionada nacional, entonces, siempre estuve rodeadad de básquetbol”

¿Viajan todos los días?

Si, pero no importa, lo que de verdad es importante es que estoy aprendiendo nuevas técnicas. Cuándo iba a pensar ue estaría en un campus con Barbara(Cousiño) y con Isabel (González), nunca y acá estoy muy contenta.

¿Juegas en Talca?

Sí, en el Cumbres. Allá no hay muchos clubes de básquetbol. No hay mucha competencia, excepto en los colegios, ahí también juego.

¿Te ves jugando básquetbol más adelante?

Me gustaría, pero sé que es difícil, porque como te decía no hay mucha competencia. Pero si de mi dependiera, claro que me gustaría jugar siempre básquetbol. Es lo que más me gusta hacer.

¿Y los estudios?

Bien, estoy en el San Ignacio, tengo buenas notas. Me va bien en realidad.

Llama la atención la personalidad de Carla, porque recién está en los 11 años. La misma presencia que tiene para responder, muestra en el parquet del gimnasio de Boston. Atenta a las instrucciones, concentrada al momento de ejecutar los ejercicios. Quién sabe si estamos en presencia de alguien que hará historia en el básquetbol nacional. Hoy, está en el campus iniciando una carrera que, al parecer, no tiene límites. Sólo de ella depende.

 

CARLA JUNTO A ISABEL GONZÁLEZ

facebooktwittermail

facebooktwittermail