“El básquetbol femenino está abandonado en Chile”

facebooktwittermail

facebooktwittermail

Ziomara Morrison y el presente de la disciplina:


La experimentada jugadora nacional critica la falta de apoyo a la rama, y dispara contra la federación: “Tenemos mejores resultados que los hombres en la selección, pero no les interesa”.
 

Ziomara Morrison lleva trece años jugando en el extranjero.

Actualmente, la mejor exponente del baloncesto femenino nacional milita en el Osmaniye Genclik, de la segunda división turca, donde tiene un contrato de dos años. La jugadora fue fichada por el club del sur de Turquía con un solo propósito: ascender de categoría. Algo que la chilena ya logró. “Estuve hace dos temporadas acá, y ascendimos. Luego me fui a Polonia a jugar la EuroLiga, y ese año el equipo volvió a descender, así que nuevamente me llamaron para volver a primera”, dice la seleccionada nacional de 1,95 metros, quien atiende por teléfono a “El Mercurio”.

La chilena ha sido figura en el inicio de temporada: promedia 20,5 puntos y 7,5 rebotes, y su equipo va invicto en sus tres primeros duelos. La pivote, quien ha jugado en Italia, España, Polonia, y Turquía, asume con tranquilidad una nueva campaña en los cestos europeos. “Me he sentido muy cómoda en esta liga, sabiendo que tengo harta responsabilidad, porque soy la única extranjera del equipo”, afirma.

WNBA y la Roja

El 2012 Morrison hizo historia: firmó por los San Antonio Silver Star, de la WNBA, la liga cestera estadounidense, y se convertía en la primera basquetbolista chilena en llegar a jugar a ese nivel. Aunque estuvo sólo una temporada, fue un paso importante en su carrera.

“Me gustó mucho la experiencia de estar ahí. Es otra cosa, es otro estilo de juego, mucho más físico que en Europa”, cuenta la jugadora de 28 años, quien no niega las ansias de volver a Estados Unidos: “Estoy mas preparada mentalmente para estar en la WNBA. Me gustaría volver a intentarlo”, comenta.

La selección chilena es otro tema pendiente para la santiaguina. Hace dos años, Morrison afirmó que no volvería a jugar por la Roja si es que no se cumplían con las condiciones básicas de concentraciones. En esa oportunidad, la destacada deportista acusó que pasó hambre y que se lesionó por dormir en el suelo durante el Preolímpico de Canadá en 2015. Luego de eso, no ha vuelto a vestir la camiseta de Chile.

“Soy profesional y lo único que pido es cuidar mi cuerpo. He recibido algunos mails de gente de la Federación, pero hasta ahí llegan. No ha habido intenciones de juntarse en una reunión, de manera formal. Siempre estaré dispuesta a volver a la selección”, aclara.

Por último, la experimentada deportista analiza la situación de la liga femenina nacional. “Hace dos años que no se realiza un torneo de buen nivel, pero todo se estancó. El básquetbol femenino está abandonado en Chile, es como si no existiera. Históricamente hemos tenido mejores resultados que los hombres en los Sudamericanos, pero a la federación no le interesa”, alega la pivote, quien cierra: “Imagínate si tuviésemos las mismas condiciones que tienen ellos, con una Liga Nacional que se juega todo el año, estaríamos peleando siempre por el primer lugar con la selección”.

 

FUENTE: DEPORTES “EL MERCURIO”

facebooktwittermail

facebooktwittermail